XV encuentro inter-universitario de estudios europeos (24 de mayo de 2018)

Discurso de la embajadora Anne Grillo en el marco del XV encuentro inter-universitario de estudios europeos
Tema “Europa: sus Coyunturas y Definiciones”

24 de mayo de 2018
Casa de las Humanidades, UNAM

¡Buenos días a todos!

Cuando Klaus me pidió participar en este encuentro con ustedes, sentí un poco de preocupación: cómo presentar a estudiantes mexicanos, en 5 minutos, de manera concreta y sin que se aburran ¿la importancia de la integración europea para Francia? Es el reto que ustedes me plantean. Pero me complace mucho aceptarlo y tener esta platica con ustedes.

Hace precisamente un año, los franceses eligieron a Emmanuel Macron como Presidente de la República. Y él me nombró para venir a México. Es entonces su visión y su proyecto europeo, el que debo promover aquí en México como embajadora de Francia. Un proyecto que refleja la manera cómo él “vive” la Unión Europea. Para él, la integración europea es una evidencia. Tiene 40 años. El presidente pertenece –como yo– a la “generación Erasmus” que, como ustedes saben, es el nombre del famoso programa de movilidad estudiantil que contribuyó a simbolizar lo que es la UE: una generación de jóvenes cruzando las fronteras de los 28 países de la UE, sin la necesidad de mostrar su pasaporte. Un pasaporte, por cierto, con el emblema de la bandera europea aunque se trate de franceses, alemanes, belgas, chipriotas; jóvenes que viajan además sin la obligación de cambiar de dinero, porque el Euro es nuestra moneda común desde 2002. Jóvenes con la posibilidad de trabajar en cualquier país europeo, porque existe un sistema común de reconocimiento de diplomas; jóvenes que pueden ser electos alcaldes de una ciudad, de un país europeo, que no necesariamente es el suyo. Para el Presidente Macron, la integración europea es una realidad concreta.

Pero tal vez, hemos olvidado:
-  que esta realidad puede ser frágil;
-  que la construcción de la UE –un modelo que no existe en ninguna otra parte del mundo, al menos hasta ahora– no se hizo en un día;
-  que un grupo de hombres visionarios –entre ellos dos Franceses Robert Schuman y Jean Monnet– tuvieron que luchar para promover un proyecto de reconciliación y de paz sostenible, en un continente devastado por dos guerras mundiales con sociedades divididas y agotadas.

Y lucharon efectivamente hasta construir un mercado único en el mundo de 512 millones de habitantes: un espacio con un potencial económico que representa la quinta parte del PIB mundial; que además creó los aviones Airbus; que envía cohetes al espacio y, sobre todo, que vive en paz desde hace 70 años.

Eso, el presidente Emmanuel Macron lo tiene muy claro, cuando defiende esta herencia y propone ir más allá en la integración. Y la verdad, Francia es un país que promueve más Europa, y como en todas las familias tenemos visiones diferentes. Y lo propone precisamente en un momento complejo de incertidumbre, ante el resurgimiento de fuerzas nacionalistas y populistas –véanse las últimas elecciones, desde el Brexit hasta los últimos comicios en Italia–; lo propone cuando el mundo se enfrenta a nuevos desafíos mundiales; y además ante el vacío que EEUU –un aliado histórico de la UE– ha dejado al abandonar muchos acuerdos. Todo esto debilita el orden mundial y favorece, por supuesto, nuevas rivalidades.

¿Y qué propone el presidente? Su propuesta se basa en un proyecto de renovación del proyecto europeo con tres prioridades:
• primero, la reapropiación democrática de la construcción europea ;
• segundo, la Europa de la defensa;
• tercero, el gobierno económico de la Unión.

Para ello es preciso reactivar la esencia democrática de la construcción europea, involucrar de nuevo a los ciudadanos europeos en este proceso: porque estos ciudadanos ya veían a la UE como una máquina burocrática que fabrica normas, y está desconectada de la vida diaria de la gente. Con este objetivo, Francia, ha lanzado en 2018 una serie de consultas ciudadanas abiertas, con un cuestionario en la web y debates organizados en una multitud de ciudades europeas. La idea es escuchar a todas las voces y ver juntos cómo podemos –desde abajo hacia arriba– renovar el proyecto europeo para que corresponda a las demandas de la ciudadanía.

Segunda prioridad: ir adelante en la construcción de la Unión Europea de la Defensa que nunca ha sido tan indispensable. Si bien es cierto que no hubo guerra entre los socios de la Unión Europea, nuestros vecinos europeos en los Balcanes –y recientemente en Ucrania– han sufrido conflictos de fuerte intensidad. Last but not least: episodios como la salida del acuerdo nuclear iraní o la imposición de aranceles sobre el acero y el aluminio nos han confirmado que ya no podemos confiar tanto en nuestro aliado estadounidense para protegernos y garantizar nuestra seguridad.

Desde el año pasado, casi la totalidad de los Estados Miembros se han involucrado en la Cooperación Estructurada Permanente (CSP). ¿Qué idea hay detrás de lo que puede parecerles como un obscuro mecanismo cooperación? Un objetivo sencillo: que la UE tenga a mediano plazo una fuerza armada común. No sería un ejército común permanente, sino la capacidad de reunir de inmediato fuerzas bajo la bandera de la UE, gracias a contribuciones de los países.

Tercera y última prioridad: un proyecto que permita que la UE se mantenga como una potencia económica, financiera, comercial, a favor de un desarrollo sustentable e incluyente. Francia es hoy en día, probablemente, uno de los socios europeos con mayor voluntad para ir más allá en la integración económica y comercial. De nuevo ¿cómo? Unos ejemplos:
-  propusimos acelerar la convergencia fiscal y social, con impuestos armonizados, por ejemplo, sobre las emisiones de carbono;
-  propusimos una fiscalía comercial única, para luchar mejor contra el dumping de países terceros como China;
-  propusimos una Autoridad Común para el Trabajo con el fin de aproximarse a los mejores estándares de protección social en todos los Estados miembros;
-  propusimos un verdadero gobierno económico de la zona euro, con una política presupuestaria y monetaria soberana, y un Ministro de Hacienda europeo responsable ante el Parlamento.

Son solo propuestas en la mesa, es lo que Klaus dijo en la introducción, es decir que dentro de la Unión tenemos visiones que no son opuestas pero que si tienen matices. Y eso está muy bien: a partir de las propuestas de los países debemos llegar a un compromiso y tener esta disciplina, y pensar como ir más allá.

La Europa de los ciudadanos: una Europa que protege, una potencia económica y comercial responsable: esto no es la coyuntura, sino la definición de la Europa del futuro que el presidente francés propone.

Pero para que esa UE sea aún más fuerte y que contribuya a un mundo más justo, más seguro, más incluyente, necesitamos aliados que compartan nuestros valores y nuestra visión del mundo y del futuro de nuestro planeta. Para mí, México es uno de ellos. Tenemos tantas cosas en común: valores, visiones, luchas… Entonces si no podemos lograr reforzar nuestros lazos con un país como México, en el continente latinoamericano, la verdad es que no sé con cuales países podríamos. El proyecto de renovación de Acuerdo Global va en este sentido y creo que podemos ir más allá.
Todos ustedes, representan el futuro de este país.

Por ello el presidente Emmanuel Macron propuso a su país, a su presidente, ir más allá en nuestra relación, crear y fortalecer una alianza y no sólo ser países amigos o socios sino ser verdaderos aliados. Es decir, ser capaces tomar iniciativas al nivel internacional, en los foros internacionales, sobre los temas de interés común, para defender nuestra visión del mundo y del desarrollo del cambio climático, de la lucha contra la pobreza, de los desafíos globales, pero hacerlo juntos: con Francia y con la Unión Europea.

Para mí, estamos en un momento un poco estratégico, histórico. Y lo digo pase lo que pase en julio. Para nosotros, no cambiará esta convicción: México tiene que jugar este papel a nivel internacional. Les puedo asegurar que Francia estará siempre a su lado para estos desafíos.

Dernière modification : 24/05/2018

Haut de page