Entrega del libro El Principito en zapoteco en escuelas y centros culturales de Teotitlán del Valle, Oaxaca

Discurso en el marco de la entrega de mil ejemplares del libro El Principito en version bilingüe español-zapoteco de parte de la Embajada a escuelas y centros culturales de Teotitlán del Valle, Oaxaca.

Estimado Señor Presidente municipal de Teotitlán del Valle, Andrés Gutiérrez; Estimada Presidenta del Centro Cultural Comunitario, Señora Eva Melina Ruiz González, quien nos hace el honor de darnos la bienvenida hoy;
Estimados amigos,

Estoy muy feliz de estar con ustedes el día de hoy para un evento que llevo en el corazón y que tiene un gran significado para nuestra Embajada y para la cooperación entre Francia y el Estado de Oaxaca.

Les agradezco mucho por su cálida acogida y por darme la oportunidad de destacar el trabajo que hacemos juntos a favor de la difusión de las culturas y de las lenguas indígenas.

La amistad entre Francia y el Estado de Oaxaca es visible a largo plazo, mediante una cooperación que abarca muchos temas: educación, cultura, salud (el día de mañana firmaremos una carta de intención con la Facultad de Medicina de Oaxaca para reforzar nuestra cooperación, en particular frente al Covid), medio ambiente, economía y turismo.

El proyecto que nos reúne hoy, a cargo del Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (CEMCA), de la Embajada de Francia y del INALI (Instituto Nacional de Lenguas Indígenas) es un ejemplo de esta cooperación a largo plazo.

Desde hace más de medio siglo, el CEMCA y la red de investigadores franceses en ciencias sociales trabajan en generar conocimientos mutuos entre nuestros dos países, y en preservar las culturas de México, sus bienes culturales y sus tradiciones.

Francia está involucrada desde hace muchos años a favor de la Francofonía, el plurilingüismo y la diversidad cultural. La multiplicidad de las culturas, expresiones artísticas e idiomas constituye un patrimonio común de la humanidad. Es una gran riqueza que tenemos que preservar juntos para las futuras generaciones.

El proyecto que celebramos hoy se inscribe en una dinámica más amplia de apoyo a la conservación y promoción de las lenguas indígenas. El CEMCA ha producido cuentos en lenguas indígenas, por ejemplo en el idioma Pesh de Honduras o en lengua totonaca, con el cuento Lapaanit, originario de Puebla.

La traducción del libro El Principito de Antoine de Saint-Exupéry en idioma zapoteco es un elemento importante. El Principito es el libro que más se ha traducido en la historia de la literatura francesa. Es un símbolo universal que ha conmovido a generaciones de lectores en 250 idiomas diferentes. Hoy agregamos uno más.

Desde hace varios años, hemos comenzado una dinámica de traducción del Principito a las lenguas indígenas de México. Existen actualmente 6 traducciones: al náhuatl, al otomí, al tenek, al totonaco y, desde hace poco, al tzeltal –estuve en Chiapas a finales del 2020 donde se llevó a cabo un proyecto similar– y ahora al zapoteco.

La versión en zapoteco que entregamos hoy es una versión bilingüe con el español, para permitir el acceso a una mayoría de lectores. Esta iniciativa se ha llevado a cabo gracias a la colaboración entre actores franceses y mexicanos. Esta edición en zapoteco contó con el apoyo invaluable de los traductores del libro, Ambrocio Gutiérrez Lorenzo, Ana María Gutiérrez Martinez, Luis Antonio González y Domingo Gutiérrez Mendoza, originarios de Teotitlán del Valle. Les agradezco y los felicito por llevar a cabo este proyecto.

Pero, ¿por qué El Principito de Antoine de Saint-Exupéry ha tenido tanto éxito en la historia de la literatura? Me parece que este libro sencillo, que parece a primera vista un cuento para niños, posee un mensaje universal que habla a todas y a todos, sin importar su cultura.

Es también una extraordinaria historia sobre amistad y amor. A través de este hombre perdido en el desierto que se encuentra con un niño de otro planeta, el cuento también describe la relación entre adultos y niños, cómo a veces necesitamos cambiar nuestra visión del mundo y recuperar la inocencia que tienen los niños, que es una forma de libertad.

El Principito nos invita a mirar el lado invisible del mundo y cambiar nuestra percepción del espacio y del tiempo, así como a preservar la naturaleza y el medio ambiente. Existen culturas indígenas especialmente sensibles a estos conceptos, de quienes podemos aprender mucho.

Me siento muy honrado de poder entregarles, aquí en Teotitlán del Valle, los primeros ejemplares de este libro, que estarán disponibles para los alumnos de las cuatro escuelas presentes el día de hoy, en la biblioteca municipal y el centro cultural. Este esfuerzo se prolongará además en las próximas semanas en toda la zona zapoteca para llegar a un total de casi mil libros, con el apoyo del INALI.
Les agradezco una vez más por su presencia y les deseo una buena lectura.

Dernière modification : 19/03/2021

Haut de page