Condecoración de Betsabeé Romero en la Orden de las Artes y las Letras (18 de febrero de 2020) [fr]

Discurso de Sra. Embajadora, Anne Grillo
Condecoración de Betsabeé Romero en la Orden de las Artes y las Letras

Residencia de francia, Ciudad de México
18 de febrero de 2020

* Únicamente el discurso pronunciado tiene valor oficial

Querida Betsabeé,
Queridos David Romero Salinas y Gloria de la Consolación Romero,
Querida Danae Reynaud Romero,
Querida Gloria de la Consolación González de Romero,
Querida Flor Romero de Ramos,

Si estamos reunidos aquí esta noche, acompañados de sus seres queridos, su familia, sus amigos, de sus colegas, del mundo del arte, es para reconocer su carrera artística, marcada por un compromiso constante, así como sus estrechos vínculos con France desde hace ya muchos años.

Si artistas, arquitectos, coleccionistas o personas de letras han sido objeto de distinciones especiales durante varios siglos en Francia, esta orden especialmente dedicada a las artes y las letras se creó en 1957. Recompensa a las personas que se han distinguido por sus creaciones en el campo artístico o literario y por su contribución al esplendor artístico en Francia y en el mundo. Se ha otorgado a artistas de gran renombre y el día de hoy, es un honor para Francia el hacerle entrega de esta medalla y permitirle formar parte de la familia de las Artes y las Letras.

Su historia con Francia comenzó al ingresar a la Escuela del Louvre en 1985. Luego, tras realizar sus estudios en Artes Visuales de manera brillante en la Universidad Nacional Autónoma de México, regresó a nuestro país al inscribirse en la prestigiosa Escuela Nacional Superior de Bellas Artes en París. Esta historia ha continuado hasta hoy, y el año pasado volvió a presentar sus obras en Lille y París, donde exhibió su “Réquiem al auto contaminante” frente al Grand Palais, trabajando de nuevo este objeto que le ha acompañado durante muchos años, el automóvil, un elemento emblemático de su trabajo, de nuestra época y de las contradicciones de nuestro mundo.

Creo que esta formación francesa ha determinado profundamente su carrera artística, ha forjado su reflexión crítica y ha influenciado su proceso creativo. También espero que haya contribuido a su rápido y nunca negado reconocimiento nacional e internacional.

Esta carrera está marcada por una riqueza excepcional: más de 100 exposiciones personales, en México, en todo el continente americano, en Europa y en realidad en todo el mundo, y docenas de residencias y exposiciones colectivas. En 2011, por ejemplo, el ganador del Premio Nobel de literatura Jean-Marie Le Clézio, gran amigo de México, la invitó a participar en la exposición "Los museos son mundos" con motivo de la carta blanca que le dio el Museo del Louvre. Más recientemente, estoy pensando en la exposición sobre la frontera México-Estados Unidos presentada en Maison Folie Wazemmes en Lille, como parte de Eldorado. ¡Es usted una artista prolífica!

También es una artista extremadamente reconocida, y citaré el 1er Premio de la Bienal de El Cairo que se le otorgó por una obra audaz sobre las relaciones de género en Egipto en 2006, pero existen muchos otros ejemplos. Desde el año 1988, al comienzo de su carrera, se le otorgó el Premio Oric’Art de Neuilly sur Seine, que abrió el camino para el reconocimiento público de su arte.

Pero además de la muy alta calidad de su trabajo, me gustaría decir unas palabras sobre su compromiso a través del arte, tomando varios ejemplos recientes:
Cada año, usted trabaja en altares con motivo de la fiesta de los muertos. En octubre pasado, presentó una obra magnífica en el Museo Frida Khalo titulada "Por ellas una vela, una flor y un pan", dedicada a las mujeres víctimas de violencia de género, que son cada vez más numerosas, como nos lo revelan estadísticas alarmantes.

Al mismo tiempo, presentó en Dallas, Estados Unidos, "An Altar in Their Memory / Un altar en su memoria", una obra dedicada a las víctimas de la violencia por armas de fuego y a los migrantes que murieron en el camino. Y en Cuernavaca, con "Pasillos de la Memoria", usted rindió homenaje a los periodistas asesinados en México en el ejercicio de sus funciones, nuevamente los números no pueden dejarnos indiferentes. Me gustaría rendir homenaje a este compromiso, que es particularmente importante para Francia y para la embajada aquí en México, que se moviliza por la defensa de los derechos humanos junto con sus amigos mexicanos.

Como sabrán, en 2020, por tercer año consecutivo, organizamos junto con las agencias de la ONU, la Universidad Iberoamericana, la AFP, Suiza y la Unión Europea, el Premio Breach-Valdez para recompensar los mejores trabajos periodísticos relacionados con los derechos humanos. Este premio está dedicado a Miroslava Breach, corresponsal de La Jornada, y a Javier Valdez, fundador de Río Doce y colaborador de La Jornada, ambos asesinados en 2017 mientras cubrían temas relacionados con el crimen organizado.

Finalmente, su trabajo artístico se caracteriza por un fuerte compromiso social y educativo. Ha llevado a cabo una gran cantidad de proyectos en talleres colectivos, en vecindarios desfavorecidos, cuyo objetivo, a través de la práctica artística, es el de mejorar el entorno cotidiano de los participantes y desarrollar su sentimiento de ciudadanía. Fuera de México, ha desarrollado, con el mismo éxito, experiencias en Brasil, Colombia, Estados Unidos y, por supuesto, Francia.

Querida Betsabeé, su excelente conocimiento de la cultura mexicana tradicional y contemporánea la ha llevado a cuestionar los excesos de la sociedad de consumo, de la globalización, de las tensiones entre las culturas tradicionales y la producción de masa. Más que nunca, estoy convencida de que necesitamos artistas para pensar y repensar nuestro mundo, para iluminarnos, para hacernos reflexionar y avanzar.

Usted es una figura emblemática de una generación de creadores mexicanos en constante diálogo con la evolución de la sociedad, pero también consciente de su responsabilidad social y pedagógica. Es una artista de convicción y pasión, profundamente apegada a Francia, a su cultura y a sus valores.

Querida Betsabée, es este compromiso constante en su obra artística, tanto en su país, México, como en el nuestro, Francia, lo que celebramos solemnemente hoy. La República Francesa quiso distinguir tanto su brillante trayectoria artística como su profundo, sincero y leal vínculo con nuestro país.

Ahora voy a hacerle entrega de esta condecoración, en francés:
« Betsabée Romero, au nom du Ministre de la Culture je vous fais chevalier de l’Ordre des Arts et Lettres ».

Dernière modification : 26/02/2020

Haut de page