Ceremonia de homenaje a las víctimas del terrorismo (11 de marzo de 2020) [fr]

La embajadora Anne Grillo presidió este miércoles 11 de marzo en la Embajada de Francia una ceremonia de reflexión y homenaje a las víctimas del terrorismo, con motivo del primer Día Nacional organizado en Francia y en toda la red diplomática para recordar y nunca olvidar el horror y la violencia de estos actos.

JPEG

Ciudad de México y París, 11 de marzo de 2020


Ella leyó el discurso pronunciado por el Presidente de la República, Emmanuel Macron, unas horas antes en París, en la explanada de Trocadero:

Este 11 de marzo de 2020 es el primer Día Nacional de Homenaje a las Víctimas del Terrorismo.

Esta fecha, elegida por la Unión Europea en memoria del atentado cometido en Madrid, en la estación de Atocha , el 11 de marzo de 2004, nos reúne hoy en una comunidad de destinos que trasciende las fronteras.

JPEG
JPEG

Ceremonia de homenaje a las víctimas del terrorismo - Mensaje completo del Presidente de la República Emmanuel Macron

París 11 de marzo de 2020


Este 11 de marzo de 2020 es el primer día nacional de homenaje a las víctimas del terrorismo.

Esta fecha, elegida por la Unión Europea en memoria del atentado cometido en Madrid, en la estación de Atocha, el 11 de marzo de 2004, nos reúne hoy en una comunidad de destinos que trasciende las fronteras.

La conmemoración es antes que nada una deuda de la nación a todos aquellos que han sido azotados por la violencia del terrorismo, a los que se levantaron heridos, a aquellos que no se levantarán de nuevo.

Más allá del duelo, también marca nuestro reconocimiento a aquellas mujeres y aquellos hombres que salvaron, rescataron, curaron, ayudaron, acompañaron. Socorristas, fuerzas del orden, funcionarios electos o transeúntes anónimos, todos aquellos que, cuando fuimos heridos en el corazón, conformaron en un solo impulso una gran cadena fraterna de solidaridad.

Una cadena soldada por el Estado, que acogió a los huérfanos y apoyó a los cónyuges en luto, vendó las heridas, las del cuerpo y las del alma que, no por ser menos visibles, más subyacentes, son menos agudas. Llorar a los muertos y reparar a los vivos.

Este día es una prueba de que los terroristas han fracasado en su voluntad de destruir la promesa republicana. Querían destruir el valor de la vida, solo lograron hacerla más valiosa para nosotros. Querían paralizarnos, y nos entusiasmaron. Querían dividirnos, y nos unieron.

Cada año, el 11 de marzo reunirá a toda la Nación, a todos los franceses en un recogimiento colectivo donde recordaremos y afirmaremos en voz alta y clara nuestra unidad y nuestra determinación de luchar contra la furia de todos los oscurantismos y de todos los fanatismos.

Hoy, en nombre de Francia, en nombre de cada uno de ustedes, presidiré la primera ceremonia de este día nacional en París, sobre la Explanada de los Derechos Humanos en Trocadero. Y quise que en todos los lugares en los que late el corazón de la nación, tanto en nuestro territorio como en las comunidades francesas en el extranjero, todos los ciudadanos pudieran unirse a la conmemoración.

Es por ello que cada prefectura, cada embajada, participa hoy en este momento de comunión, y que en todas partes se reúnen, no solo las víctimas y sus familias, sino aquellos que los rescataron en un espíritu de sacrificio y de solidaridad ejemplar.

También quise que el homenaje se inscribiera en una perspectiva memorial de gran alcance. Con la Medalla Nacional de Reconocimiento a las Víctimas del Terrorismo, honramos a las víctimas. Con la creación de un Monumento al Terrorismo en Francia, lugar único en el mundo, nos opondremos a las fuerzas mortíferas de la barbarie, luz vital de la memoria y del conocimiento.

Sus nombres están ahora grabados en bronce y piedra. Y están más profundamente grabados en nosotros.

Abel. Elsa. Bernard. Linda. Laurence. Jonathan, Philippe, tantos y tantos otros nombres, tantas existencias, talentos, esperanzas, que dejan en el flanco de nuestro país una herida aún abierta. Recordaremos sus rostros, sus destinos, demostrando que sus vidas robadas por la barbarie no han sido aniquiladas: serán eternizadas a través de nuestros recuerdos, y reforzarán nuestro amor por la libertad.

A aquellos que siembran la muerte y el terror, que quieren destruir nuestra racionalidad y nuestra forma de vida, tanto Francia como Europa siempre responderán con la fuerza universal de sus valores y el poder sereno del Estado de derecho. Se defenderán a pie firme, con grandes refuerzos de tolerancia, erigiendo bien alto los diques de la libertad y de la justicia.

Al elegir las palabras de Albert Camus, las asociaciones de víctimas entendieron la esencia de nuestro desafío: enfrentar el peligro de un mundo que se desmorona y que a veces se atrinchera, un mundo en el que "nuestros grandes inquisidores corren el riesgo de establecer para siempre los reinos de la muerte"; por lo que debemos “restaurar la paz entre las naciones, reconstruir junto con todos los hombres un Arca de la Alianza ".

Que la primera de estas Arcas sea ese puente que nuestras manos unidas y nuestra memoria construyen conjuntamente hoy.


Día Nacional de Homenaje a las Víctimas del Terrorismo – Extractos de los textos que serán leídos durante la ceremonia organizada en París.

Primer tiempo – Extracto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948

Las víctimas de actos de terrorismo han decidido que se escuchen extractos de la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948:

Considerando que el reconocimiento de la dignidad inherente a todos los miembros de la familia humana y de sus derechos iguales e inalienables constituye el fundamento de la libertad, de la justicia y de la paz en el mundo.

Considerando que el desconocimiento y desprecio de los derechos humanos han llevado a actos de barbarie que indignan la conciencia de la humanidad, y que el advenimiento de un mundo donde los seres humanos sean libres de hablar y de creer, liberados del terror y la miseria, se ha proclamado como la más alta aspiración del hombre.

Considerando que es esencial que los derechos humanos estén protegidos por un sistema de derecho para que el hombre no se vea obligado, como último recurso, a rebelarse contra la tiranía y la opresión.

La Asamblea General proclama esta Declaración Universal de Derechos Humanos como el ideal común que deben alcanzar todos los pueblos y todas las naciones.

Artículo primero.
Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y en derechos. Están dotados de razón y conciencia y deben actuar los uno hacia los otros en un espíritu de fraternidad.

Artículo 2.
1. Cada persona puede hacer prevaler todos los derechos y todas las libertades proclamados en la presente Declaración, sin distinción alguna, en particular de raza, de color, de sexo, de lengua, de religión, de opinión política o cualquier otra opinión, de origen nacional o social, de fortuna, de nacimiento o de cualquier otra situación.
2. Además, no se hará ninguna distinción basada en el estatus político, jurídico o internacional del país o territorio del que la persona sea nacional, ya sea que ese país o territorio sea independiente, bajo tutela, no autónomo o sujeto a cualquier limitante de soberanía

Artículo 3.
Toda persona tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Artículo 5.
Nadie será sometido a tortura, ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Artículo 19.
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión, lo que implica el derecho a no ser molestado por sus opiniones y a buscar, recibir y difundir, sin consideración de las fronteras, información e ideas por cualquier medio de expresión.

Artículo 27.
1. Toda persona tiene el derecho a participar libremente en la vida cultural de la comunidad, a disfrutar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él deriven.

Artículo 28.
Toda persona tiene derecho a que rija, social e internacionalmente, un orden tal que los derechos y libertades enunciados en la presente Declaración puedan tener pleno efecto.

Artículo 30.
Ninguna disposición en la presente Declaración puede ser interpretada como que implique para un Estado, grupo o individuo derecho alguno a participar en una actividad o realizar un acto que busque la destrucción de los derechos y libertades aquí establecidas.


([Segundo tiempo – Citas de Albert Camus

Extracto del discurso de aceptación del Nobel:

Cada generación, sin lugar a dudas, se cree destinada a rehacer el mundo. La mía sabe, sin embargo, que no lo hará. Pero su tarea es quizás aún más grande. Consiste en evitar que el mundo se desmorone. Heredera de una historia corrupta en la que se mezclan revoluciones fallidas, técnicas vueltas locas, dioses muertos e ideologías desgastadas, donde poderes mediocres pueden hoy destruir todo pero ya no saben convencer, donde la inteligencia se ha rebajado al punto de convertirse en servidora del odio y de la opresión, esta generación se vio obligada, en sí misma y a su alrededor, a restaurar a partir de sus solas negaciones un poco de lo que constituye la dignidad de vivir y de morir. Frente a un mundo amenazado por la desintegración, donde nuestros grandes inquisidores corren el riesgo de establecer para siempre los reinos de la muerte, ella sabe que debería, en una especie de carrera loca a contrarreloj, restaurar entre las naciones una paz que no sea la de la servidumbre, reconciliar de nuevo el trabajo y la cultura, y reconstruir junto con todos los hombres un Arca de la Alianza. No es seguro que pueda cumplir con esta inmensa tarea, pero lo que es un hecho es que, en todo el mundo, ya cuenta con su doble apuesta de verdad y de libertad y, en ocasiones, sabe morir sin odio hacia sí misma. Es ella quien merece ser celebrada y alentada donde sea que se encuentre, y especialmente donde se sacrifica."


Cita de Albert Camus Actuales III, Crónicas argelinas 1939-1958
"Sea cual sea la causa que uno defiende, siempre se verá deshonrada por la masacre ciega de una multitud inocente en la que el asesino sabe de antemano que dañará a la mujer y al niño")]


En presencia de representantes consulares electos, de miembros de toda la Embajada, de la Comunidad Francesa y de representantes de las Embajadas de Alemania, Bélgica, España, Estados Unidos, Hungría, Italia, Nueva Zelanda y Australia, la Embajadora develó una placa conmemorativa.

JPEG

Se guardó un minuto de silencio en homenaje a las víctimas, antes de que resonaran los himnos francés y europeo.


Diálogo en el Liceo Franco-Mexicano

JPEG
JPEG

En el marco de este día de homenaje, el Cónsul General de Francia, Marc Peltot; el Agregado de Defensa, Jean-Yves Ami; el Agregado de Seguridad Interior, Fabien Inés; y el Consejero de Cooperación y de Acción Cultural, Adelino Braz; sostuvieron un intercambio con estudiantes del Liceo Franco-Mexicano acerca de los temas del deber de memoria y la lucha contra el terrorismo.

JPEG

Se leyeron a los estudiantes extractos de un testimonio de una sobreviviente de los atentados de Niza del 14 de julio de 2016.


Ceremonia conmemorativa en Paris

Sobre la Explanada de los Derechos Humanos en Trocadero, el presidente Emmanuel Macron rindió homenaje a las víctimas francesas y extranjeras del terrorismo.

El presidente se reunió con los pupilos de la Nación*. El primer ministro Edouard Philippe y varios miembros del Gobierno hicieron entrega de medallas nacionales de reconocimiento a las víctimas del terrorismo.

*Niños de quienes uno o ambos padres hayan sido víctimas fatales o hayan sido heridos durante una guerra, un ataque terrorista o en el ejercicio de un servicio público.

Dernière modification : 17/03/2020

Haut de page