Discurso de la Embajadora Anne Grillo, con motivo de la Fiesta Nacional francesa 2020 #14Jsolidario [fr]

Discurso de la Excma. Sra Anne Grillo, Embajadora de Francia en México con motivo de la Fiesta Nacional francesa 2020 (#14Jsolidario)
Ciudad de México
14 de julio de 2020


Queridos amigos mexicanos, queridos compatriotas,

Acabamos de vivir, cada uno a nuestra manera, la experiencia de lo que Michel Foucault, uno de los autores franceses más traducidos en México, llamaba "l’intolérable enfermement", "el encierro intolerable" de nuestras fronteras, de nuestras fábricas, de nuestras escuelas, de nosotros mismos, cada uno en nuestra casa. Esto nos generó angustias, sacrificios, dudas, dolor.

En este contexto de adversidades, quise que celebráramos el 14 de julio bajo los colores del tercer pilar de nuestro lema republicano: la Fraternidad.

Junto con la libertad y la igualdad, Francia ha hecho de la fraternidad más que un simple impulso del corazón. Ha hecho de este principio moral universal, un derecho, un deber, una condición para la emancipación de todas y todos, y un fundamento del orden social y político democrático. Por lo tanto, nuestro 14 de julio de 2020 será un "14 de julio fraterno": fraternidad franco-mexicana; fraternidad entre generaciones; fraternidad de género, fraternidad con aquellos a quienes la crisis ha golpeado, así como con aquellos que siguen expuestos a la misma, como el personal médico y todos aquellos que nos suministran bienes de primera necesidad.

En Francia, esta mañana, el Presidente Emmanuel Macron les rindió un homenaje nacional en una ceremonia en la Plaza de la Concordia.

Todos aquellos que enarbolan los colores de Francia en este país –empresas y comunidad francesas – se han comprometido generosamente junto con la Embajada. Les agradezco muy sinceramente. Es un gran orgullo para mí contar con ellos.

Este 14 de julio, y como signo de fraternidad, restauranteros franceses prepararon 1,100 bandejas de comida que se distribuirán a familias mexicanas y francesas que se encuentran hoy en situación de precariedad. Compartiré un momento de fraternidad y de amistad con los equipos de tres instituciones con las que cooperamos: el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, el refugio para mujeres en situación de violencia de la Ciudad de México y la casa de Acogida y Formación para Mujeres y Familias Migrantes. En esta ocasión, además de las comidas que proporcionaremos allí, se harán donaciones para contribuir a que puedan seguir luchar contra la epidemia y recibir a los aquellas y aquellos que deben atender: medicamentos; equipo medico; productos de higiene; productos alimenticios; equipamiento deportivo y de informática.

La fraternidad y la solidaridad también constituirán el hilo conductor de nuestra programación cultural en línea el día de hoy, cuyo cronograma y oferta se pueden consultar en el sitio web y las redes sociales de la embajada: películas, conferencias, experiencias compartidas por nuestros exalumnos mexicanos destacarán la centralidad de estos principios para la construcción de una sociedad justa.

Quise que este día fuera coherente con los valores y los compromisos de la diplomacia francesa y de nuestra acción en México.

Queridos amigos mexicanos, este 14 de julio busca dar continuidad a la solidaridad que les hemos manifestado desde el comienzo de la crisis por Covid-19. Francia y los franceses en México, también muy afectados, están a su lado.

A continuación, tres ejemplos:

- Francia ha apoyado con firmeza la postura de México en foros internacionales sobre la importancia de un acceso a la vacuna contra el Covid-19 como un bien público global, y la necesidad de que todos los esfuerzos se combinen para una respuesta que beneficie a todos, en particular a los más pobres. México es el único país de la región latinoamericana que se ha comprometido financieramente con este objetivo.

- Debido a que nuestros dos países están convencidos de que la cooperación internacional es la única forma de enfrentar el desafío del Covid-19, hemos fortalecido nuestra cooperación en salud en los últimos meses: junto con la UNAM, la apertura de un laboratorio de investigación de enfermedades emergentes, incluido el Covid-19; intercambios entre médicos sobre su manejo; o el lanzamiento de ensayos clínicos terapéuticos franco-mexicanos.

- Las empresas francesas se han mostrado responsables y solidarias. Por razones sanitarias legítimas, la plataforma industrial de México, estratégica para las cadenas de suministro mundiales, tuvo que cerrar por un tiempo. Esto ha generado dificultades para muchas de nuestras empresas. Sin embargo, ellas se han organizado para conservar, a pesar de todo, la mayor cantidad de empleos posible; han hecho donaciones y han participado activamente en preservar la cotidianeidad de las comunidades en las que operan. Hoy, cuando México regresa a “la nueva normalidad”, nuestras empresas han reanudado sus actividades con protocolos sanitarios extremadamente estrictos y con el mismo compromiso con el desarrollo de este país.

La pregunta ahora es: ¿qué futuro queremos?

Esta crisis ha sacudido a las naciones de la misma manera que nos ha sacudido en nuestras vidas privadas. Ha mostrado lo mejor de la humanidad, pero también ha exhibido otras tendencias que deben encender nuestras señales de alerta. Me gustaría transmitirles aquí dos convicciones que el periodo actual ha fortalecido en la diplomática que soy, pero también en la mujer, en la francesa, en la europea, que ha vivido en países muy diferentes de nuestras democracias.

Mi primera convicción es que debemos intentar incansablemente recuperar la cohesión y la unión esenciales para nuestras sociedades democráticas. En Francia, como en otros países europeos, la crisis del Covid-19 ha exacerbado las desigualdades; el debate político se ha polarizado. Constato que en México está sucediendo lo mismo. Queridos compatriotas, queridos amigos mexicanos, en nuestros dos países como en todo el mundo, ha llegado el momento de que nuestras fuerzas se unan más allá de nuestros temores legítimos y divisiones. Es responsabilidad de los gobiernos existentes, así como de la sociedad civil. Y tenemos la fortuna de contar con una sociedad civil activa en nuestros dos países. Es una condición fundamental para la reconstrucción de un mundo más justo, más protector y más sostenible. Es la aspiración de nuestros pueblos y sobre todo de nuestros jóvenes, que pagarán el costo de nuestras decisiones.

Al igual que ustedes, he escuchado a algunos señalar que nuestros sistemas democráticos son incapaces de proteger a sus pueblos. En esta experiencia del encierro –y ésta es mi segunda convicción– debemos evaluar la suerte que tenemos en circunstancias normales de vivir en Francia y México: la de ser libres de pensar, expresarnos, crear, emprender. “Le bonheur se reconnait au bruit qu’il fait quand il s’en va”/ “la felicidad se reconoce por el ruido que hace cuando se va”, decía el poeta francés Jacques Prévert. Ciertamente, los regímenes democráticos no son perfectos y nuestras instituciones deben reinventarse. Pero no debemos equivocarnos de lucha y debemos tener cuidado de no socavar lo que nos permite elegir nuestro destino, libre y fraternalmente.

¿A qué futuro aspiramos?, decía yo. Los siguientes meses nos ofrecerán ocasiones más oportunidades para trabajar juntos, para promover una visión e iniciativas conjuntas: México tomará un asiento en 2021/2022 dentro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Se trata de una responsabilidad en un contexto de gran cuestionamiento de las instituciones internacionales. Se deberán tomar decisiones. Pero es prerrogativa de los grandes países saber decidir. Y México es un país grande. Por supuesto, México podrá contar una vez más con el apoyo de Francia. Será fácil, ya que mantenemos una comunicación cercana: el ministro Jean Yves Le Drian hizo su tercera visita en tres años a México en diciembre pasado y desde entonces, ha hablado con el canciller Marcelo Ebrard cuatro veces.

Por otra parte, México es un socio activo del Foro de París sobre la Paz, que este año estará consagrado a brindar respuestas a la crisis vinculada al Covid-19. En 2021, México y Francia copresidirán el Foro Generación Igualdad para definir una nueva agenda ambiciosa a favor de los derechos de las mujeres, ya que la mitad de la humanidad no puede quedar excluida. Además, esperamos la participación de México en la Cumbre sobre naturaleza y biodiversidad a celebrarse en 2021 en Francia, dado que la solidaridad también se expresa en el ámbito ambiental. A esta naturaleza que “recupera sus derechos”, como hemos escuchado frecuentemente durante el confinamiento, se le deben proteger.

Amigos mexicanos, Francia es también para ustedes una puerta de entrada privilegiada a Europa. Aprovechemos juntos la oportunidad que nos ofrece finalmente la conclusión de las negociaciones sobre el Acuerdo Global entre la Unión Europea y México. Su país es el único en la región latinoamericana con el que Europa ha negociado un acuerdo de este tipo, ya que es considerado un socio estratégico para Europa y una potencia de mediación. 27 países que comparten la misma afinidad de valores con México, les tienden la mano y están listos para compartir la diversidad de sus experiencias.

Queridos amigos mexicanos, queridos compatriotas, sentar las bases para un nuevo mundo después del Covid-19 no le corresponde únicamente a los Estados. Es asunto de todos: empresas; asociaciones; prensa; cuerpos intermedios; de la sociedad civil en su conjunto. Tenemos un papel qué desempeñar, unidos y, por lo tanto, solidarios, cada quien en las funciones que nos corresponden.

Chers compatriotes, este 14 de julio, me gustaría decirles unas palabras en especial.

Hace meses que conozco las dificultades por las que están pasando. Una vez más, me gustaría asegurarles que pueden contar con su país: hemos implementado un plan de ayuda sanitaria, médica y social. También deben saber que pueden contar conmigo tanto como sea posible, pero también con mi equipo al que me gustaría rendir homenaje por su dedicación excepcional, así como pueden contar con nuestros cónsules honorarios y nuestros cinco conseillers consulaires (asesores elegidos por los franceses en el extranjero). Y también podemos contar con el apoyo de las autoridades federales y locales mexicanas, a quienes agradezco mucho.

A pesar de todas las dificultades, debemos seguir avanzando, sin rendirnos, con lucidez, combinando nuestras fuerzas en este espíritu de “Equipo Francia” que hemos creado a lo largo de los tres años que he estado en este país. Estemos orgullosos de nuestro país, Francia, y seamos fraternos con México, este país que hemos elegido por un tiempo o para siempre. Este México, país hermano y gran socio diplomático, que admiramos y que amamos, fraternalmente.

¡Viva Francia! ¡Viva México!
Viva la amistad franco-mexicana.

JPEG

Dernière modification : 15/07/2020

Haut de page